Ecos Da Pedra - en el corazón de la Ribeira Sacra Ourensana
La calidad es un sentimiento
info@ecosdapedra.com

Nuestro tostador – Siboney

Home » Nuestro tostador – Siboney

CAFÉS SIBONEY

“Nuestra historia comienza en Cuba en los años 40, donde nuestro abuelo Cesáreo vivió y conoció el café de primera mano, descubriendo los diferentes procesos que transforman este fruto de la naturaleza en un exquisito placer para los sentidos.

De vuelta a Galicia, se estableció en A Coruña, donde en 1965 decide plasmar todos los conocimientos adquiridos y junto a su hijo Cesáreo forman la Empresa Cafés Siboney (los Siboney eran los indios que habitaban Cuba cuando llegaron los primeros colonos españoles). Al principio, tostaban en la parte trasera de la tienda de la calle Cordelería, muy cerca de la playa del Orzán, usando una pequeña tostadora italiana de la marca Scolari de 6 kilos de capacidad. En 1976, trasladaron el proceso de tueste a un bajo de la calle Santo Tomás, en el barrio de Monte Alto, donde tostaban con una máquina de la marca española Roure de 60 kilos. Finalmente, en 1983 se trasladaron a nuestra actual localización en la callle Pasteur del polígono de Agrela, donde tostamos nuestros cafés en dos máquinas, de 60 y 120 kilos, de la empresa catalana Discaf, de gran tradición en el mundo del café.

En 2002, ya con la tercera generación de la familia en la empresa, inauguramos nuestra Aula de Formación en las instalaciones de Agrela, donde impartimos diferentes cursos y talleres orientados a profesionales del mundo de la hostelería y la restauración, así como a estudiantes de Escuelas de hostelería”.

botellas Icatu
botella licor de hierbas
siboney logo
La filosofía de Siboney está basada en el conocimiento, en la pasión, en el respeto a los agricultores que se esfuerzan en producir las mejores cosechas y en continuar con una forma de trabajar que empezó hace 50 años.

Tras tres generaciones, nuestro objetivo empresarial no es liderar las ventas sino intentar tostar los mejores orígenes para mejorar la calidad de los cafés que se consumen en Galicia. Para poder garantizar esa calidad, consideramos fundamental conocer in situ, todos los procesos por los que pasa el café. Por ello, a lo largo del año viajamos a países cafetaleros, visitando las fincas de productores y a las cooperativas con las que trabajan, en busca de variedades interesantes y con personalidad propia.

Durante nuestras visitas, aprendemos más sobre el café que producen, los procesos por los que pasa y los desafíos a los que se enfrentan. Después catamos los cafés para comprobar que se ajustan a nuestros niveles de calidad y a continuación buscamos establecer una relación con ellos a través del exportador, con el que, tras establecer los requisitos de calidad y cantidad, el precio se pueda tratar de una manera abierta y equitativa.

Una vez que el café llega a nuestro tostadero, nos aseguramos de que todo ese esfuerzo se ve recompensado creando perfiles de tueste diferenciados para cada origen. De esta manera garantizamos que los diferentes orígenes son tratados de forma independiente y que el tueste se adapta a las características propias de cada café.